Ventajas y desventajas de la educación inclusiva

educación inclusiva

¡Bienvenidos!

Después de la publicación del anterior post sobre la educación inclusiva o la educación integradora, han surgido dudas, y la más “aclamada” ha sido las ventajas y desventajas de la educación inclusiva, en relación a la educación integradora. El término inclusión se está abriendo paso respecto al planteamiento integrador. Y como dicen que “el orden no altera el producto”, os daré mi conclusión antes de empezar el desarrollo, voy a centrarme en lo que considero que es mejor, lo cual es la educación inclusiva. La sociedad se mueve hacia una comprensión de las escuelas inclusivas y se debe dar cuenta de esto.

Han sido muchos los estudios que se han relacionado sobre la cantidad de niños menores que están fuera de la escuela debido a alguna discapacidad. Y es que, antes de que aparecieran nuevos métodos pedagógicos para poder incluir a todos los niños con cualquier tipo de discapacidad, apareció el término de “educación especial”. Este concepto lo tenemos en nuestro vocabulario y muchas veces está a la orden del día. Se ha llegado a la conclusión que tiene una connotación negativa, porque supone una marginación social a esas personas con incapacidades.

Pero eso se acabó cuando nació la educación inclusiva, la inclusión, como ya dijimos anteriormente, consiste en que el alumno con discapacidad, trabaja de la misma manera que todos los que están en el aula y ahora sí que están incluidos dentro del programa educativo con sus respectivas adaptaciones. Esto trae consigo numerosas ventajas psicológicas, ya que atiende a necesidades intelectuales, sociales y emocionales interactuando con el grupo de clase. No sólo tiene ventajas en los alumnos que necesitan apoyo, sino que ayuda a combatir los estereotipos y promueve la conciencia sobre las capacidades de las personas con dificultades. Además, es un derecho universal, el sistema educativo tiene como obligación atender a todas las necesidades que se presenten, y darles solución.

Otros estudios han demostrado que las escuelas más eficaces son las que adoptan la inclusión como principal elemento en el tipo de educación, ya que enfatizan el sentido de la comunidad. Así, en las aulas y en los colegios  fomentan la sensación de pertenencia y se sienten apoyados y aceptados por sus iguales y por otros miembros de la comunidad escolar.

La educación inclusiva requiere una nueva formación del profesorado. Vivimos en una sociedad cambiante, donde presenciamos alteraciones continuas, y muchas veces no tenemos tiempo para adaptarnos a  una cosa porque ya está surgiendo otra cosa nueva. Este tipo de educación se ha visto reforzado con las clases de compensatoria, aulas hospitalarias y la atención domiciliaria, para evitar el riesgo socio-educativo que corren personas con necesidades sino son ayudadas. El objetivo principal del desarrollo de la inclusión debe comenzar a partir de las prácticas y conocimientos; la educación debe considerar las diferencias como oportunidades de aprendizaje; con todas las novedades tecnológicas que están ininterrumpidamente saliendo a la luz y se debe dar uso a todos los recursos que apoyen el aprendizaje.

El cambio de la integración a la inclusión, lo que justificaría que la inclusión es mejor que la integración se puede observar en la principal y más importante razón: la inclusión tiene una connotación más exacta y se centra en las necesidades de todos los alumnos, no de una mayoría o de una minoría exclusivamente. En conclusión, la inclusión se centra en las necesidades de cada miembro de la escuela.

Mientras hacía mi búsqueda sobre este tema, me he encontrado con numerosas frases de distintos psicólogos y pedagogos, y he querido resaltar estas dos.

“La educación inclusiva es una proclama desenfadada, una invitación pública y política a la celebración de la diferencia. Para ello se requiere un continuo interés proactivo que permita promover una cultura educativa inclusiva” Corbett y Slee (2000)

“En esta fase de reformas integradoras, las políticas educativas que se mantienen sectorizadas por grupos de población comparten el reconocimiento de la igualdad ante la educación, pero limitando esa igualdad únicamente al acceso a la educación. En ningún modo se garantiza el derecho a recibir respuestas a las propias necesidades desde la igualdad y mucho menos, la igualdad de metas… Las reformas integradoras consisten más en un proceso de adición que de transformación profunda de las escuelas”. Parrilla (2002)

Espero que os haya gustado. A pesar de ser un post un tanto más largo que los anteriores y los posteriores seguramente, he querido que se viese bien reflejado las diferencias de estos dos tipos de educación. A pesar de todo, hay que ser consciente de la sociedad y de las circunstancias que nos rodean, por lo que pretender dar un cambio tan radical como puede ser la implantación de este modo de educación, puede ser una utopía. Esta utopía es la desventaja a simple vista y más importante de la aplicación de la educación inclusiva.

¡Nos vemos pronto!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s